La Prehistoria y su Evolucion 1 Periodo

Evolucion de la humanidad

proceso de evolucion del ser humano

CARACTERÍSTICAS DE LA EVOLUCION

DRIOPITECUS:
Los seres más antiguos en el camino evolutivo son los Driopitecus. El Driopitecus posee un molar con una forma o patrón encontrado sólo en los humanos, y no en los monos del antiguo continente, de lo que se deduce que era un tipo o variedad de mono cuya cabeza al menos ya estaba evolucionando hacia la forma definitiva de Homo.
  
AUSTRALOPITECUS:

Capacidad craneana de 500 a 600 centímetros cúbicos. Utilizaba útiles, pero no los elaboraba.
Los Australopitecus eran un grupo variado de homínidos de amplia distribución, que empezaron a extenderse en África hace unos cinco millones de años. El rápido retroceso de los bosques les abrió nuevos nichos y se convirtieron en parte importante de la biomasa de los primates; ocupando en forma exclusiva el peldaño superior de la escala de la evolución. La principal forma de especialización de los hominoides parece haber sido el convertirse en vegetarianos estrictos. Aquellos que escogieron esta especialización se hicieron muy grandes, como el gorila actual. La razón para el aumento de tamaño fue la necesidad de tener intestinos extra largos para extraer la mayor alimentación posible de la vegetación menos nutritiva, la cual debía ser consumida en grandes cantidades. Una de sus características es la de que usaban armas y vivían pequeñas familias en las que se destacaba un macho adulto. El Australopitecus evolucionó hacia un predador de cerebro grande, muy apto para cazar solo. Durante este período se desarrollaron la domesticación del fuego, los utensilios de piedra tallada y las lanzas primitivas, las cuales eran palos afilados con piedras endurecidos al fuego.




Evolución del hombre




HOMO HABILIS:

Capacidad craneana de 650 a 750 centímetros cúbicos. Aparecen los primeros útiles de piedra tallada y viven en grupo.
El Homo Habilis es el primer representante del género Homo (el nuestro). Tenía una capacidad craneal media de unos 600 centímetros cúbicos y era quizá un poco más pequeño que los Australopithecus. En comparación con las piernas tenía unos brazos muy largos, y experimentó una expansión cerebral a la vez que una reducción del aparato masticador. Sus utensilios eran simples piedras rotas para obtener un filo con el que poder cortar la poca carne que consumían, ya que se ha comprobado que era prácticamente vegetariano. El Homo Habilis vivió en el mismo tiempo y lugares que otras especies de homínidos, que explotaban los mismos hábitats pero de formas distintas, por lo que no tenían porqué entrar en competición por los recursos.

EL HOMO ERCTUS:

Capacidad craneana de 1000 centímetros cúbicos. Perfeccionan los útiles. Conservaba el fuego e intercambian las primeras palabras.
El Homo Erectus fue el primer homo en colonizar nuevos espacios. Aprendió a cubrirse con pieles y a encender fuego. Su cerebro era grande, de 800 a 900 centímetros cúbicos. Tenía molares grandes y con esmalte grueso, frente baja, cuerpo robusto y con una piel similar a la humana. Se caracteriza por fabricar el hacha de mano, singular entre ellos por tener forma de lágrima.
Evolución del hombre
HOMO SAPIENS:

Capacidad craneana de 1400 a 1450 centímetros cúbicos. Primeros enterramientos. Usa útiles especializados y sabe fabricar el fuego.
Eran herbívoros, quizás insectívoros y desde luego en cierta forma cuadrúpedos, pues para desplazarse por el suelo utilizaban los pies y los nudillos de las manos. Vivían de forma familiar y sin establecer relación entre otras especies. Las glaciaciones trajeron consigo un aumento de temperatura muy fuerte, que fue eliminando las plantas y árboles, (base de la nutrición del Homo Sapiens), por esto tuvieron que desplazarse en busca de alimento a otras zonas. Estas temperaturas deshicieron casi todas las selvas frondosas, por lo que se vieron obligados a desplazarse a lugares más largos de los habituales, en los que la postura que tenían inicialmente les resultaba muy incómoda y dolorosa. Así fue como empezaron a erguirse. Al mismo tiempo que sucedían estos cambios también les iban evolucionando la forma del pie hasta adoptar una forma en la que los desplazamientos rápidos fuesen fáciles y cómodos.

HOMO SAPIENS SAPIENS:

Hombre actual. Capacidad craneana de 1600 centímetros cúbicos.
Somos los únicos homo que existimos después de un largo periodo evolutivo. Desde hace tiempo tenemos unas grandes similitudes con los chimpancés, pero nos diferenciamos de ellos por atribuirnos una mente privilegiada.

II.- ESPECIE HUMANA ACTUAL

Actualmente la especie humana se ha desarrollado en el terreno de la ciencia en grandes proporciones, hasta conseguir grandes logros. Nuestras condiciones de vida han ido progresando hasta conseguir una buena calidad.
Nuestro aspecto físico se caracteriza por una mayor estatura en relación al peso. La altura media en la especie humana es de 1.65 aproximadamente. El peso, con sus excepciones, está entre 60-65 kilogramos. La postura es totalmente erguida, bípeda y utilizamos en la mayoría de los casos las manos para cualquier actividad. El pelo está presente en todo nuestro cuerpo, pero es un carácter recesivo del cuerpo humano y aparece en poca cantidad, ya que no es tan necesario para mantener la temperatura corporal.
Nuestras costumbres son muy características y variadas en cada cultura. Hemos adaptado una forma de vida en la que la educación progresa constantemente y es fundamentalmente el desarrollo de las siguientes generaciones de nuestra especie humana. Nuestras actividades son totalmente civilizadas, vivimos en zonas con todo tipo de comodidades. Mantenemos un orden y unas prioridades ante otras. Todos trabajamos de una forma progresiva hacia nuestro futuro.
En conclusión: la especie humana ha evolucionado dejando atrás un vida sedentaria y una larga historia.

III.- ARBOL GENEALÓGICO DE LA ESPECIE HUMANA
Evolución del hombre
Australopitecus ---- Homo Hábilis ---- Homo Erectus ---- Homo Sapiens --- Homo Sapiens Sapiens
Ardipithecus Ramidus
Australopithecus Anamensis
Australopithecus Afaensis Australopithecus Africanus
Parántropos Homo Hábilis
Homo Ergaster
Homo Erectus
Homo Neandertal
Homo Sapiens
Homo Sapiens Sapiens

IV.- LA EVOLUCION DE LOS PRIMATES

Los monos son los mamíferos que nos precedieron en el proceso evolutivo, y tienen como su antecesor inmediato a los lémures, menos numerosos y variados que los monos, en la actualidad. Los primates superiores se denominan simios, siendo sus rasgos más indicativos el poseer uñas planas, cara corta y con muy poco pelo, y en general tienden a parecerse a nosotros los humanos. Utilizan sus manos en casi todas las actividades que emprenden. En muchos primates el pulgar se presenta opuesto a los otros dedos, lo que permite agarrar objetos con mayor precisión.
Los monos son los primates superiores más primitivos. Se clasifican en dos grandes grupos. Los monos del viejo mundo, África y Asia, se denominan catarrinos, básicamente por la estrechez que presenta su tabique nasal. Los monos del nuevo mundo, nuestro continente americano, se llaman platirrinos, dada la gran separación entre sus fosas nasales. Se calcula que empezaron a evolucionar hace unos setenta millones de años, a partir de los prosimios (musarañas y lémures). El tamaño de su hocico ha ido disminuyendo conforme se iban utilizando las manos. La visión tambien se fue agudizando sustituyendo el uso del olfato para cazar. Los mamíferos antropoides del viejo mundo se dividen en cercopitécidos, póngidos (orangutanes y los gorilas, primates de mayor tamaño, corpulencia e inteligencia, absolutamente vegetarianos y sin cola ni callosidades glúteas, de hábitos diurnos y generalmente pacíficos) y los homínidos primate más evolucionado, de caminar bípedo permanente, omnívoro, el más inteligente y de mayor capacidad de adaptación al medio.

V.- DESARROLLO HISTÓRICO DE LA ESPECIE HUMANA

Hace 30 millones de años, habitaba nuestro planeta un primate del genero Aegyptopithecus, del cual partieron dos líneas evolutivas, una hacia los gibones, y otra hacia los póngidos y homínidos. 
Entre 25 y 15 millones de años atrás, en el Mioceno medio, en Europa, Asia y África habitaron diversas especies de Driopitecus que fueron posibles antecesores de los póngidos y homínidos.
En Francia se ha encontrado un ejemplar al que se le llamó Driopitecus,  de posiblemente 13 millones de años de antigüedad, y en  Palestina, el Sivapithecus, posiblemente relacionado con el antecesor del orangután.
Entre 14 y 8 millones de años, en el Mioceno superior y Plioceno inferior, habitaban el género Ramapithecus en la India, Pakistán y China; otra forma similar, el Keniapithecus
 en África. Mientras algunos autores sostienen que el Ramapithecus es un homínido, y por tanto que la separación de esta familia del tronco común con la de los póngidos, se realizó entre 20 y 15 millones de años atrás, la mayoría de antropólogos lo consideran un mono antepasado del orangután. El nexo común de los simios y humanos del que no se tienen dudas, es el de los hombres mono del género Australopithecus, que vivieron en el centro y sur de África hasta hace aproximadamente un millón de años.

VI.- DESARROLLO HUMANO
El hombre de Orce:
Granada podría ser la cuna del hombre euroasiático.
“Quizá constituya el hallazgo más importante de la Paleontología mundial de los años 80”
Dos zonas correspondientes a la parte posterior del cráneo de un homínido, con una extensión conjunta de nueve centímetros de diámetro y con una antigüedad entre los novecientos mil y un millón seiscientos mil años, han sido encontrados en el pueblo granadino de Orce. Estos pueden ser el hallazgo más importante de la Paleontología mundial de los años ochenta. Estos restos encontrados se consideran, pese a su pequeño tamaño, suficientemente aptos para su fácil identificación.

LA VIDA DEL “HOMO ERECTUS” PUDO COMENZAR EN ANDALUCÍA.
Los pequeños trozos de cráneo podrían dar otra salida a las teorías sobre el comienzo de la vida humana en nuestro continente y el astático. Este homínido puede situarse científicamente entre el "Homo hábilis" y el "Homo erectus".
Podría decirse que estas especies llevaban una dieta a base de alimentos animales, lo que puede inducirnos a pensar que eran básicamente carnívoros, lo que no es cierto. Los homínidos de estas edades conquistaron la sabana donde abundaban los campos de trigo, avena, cebada que constituían junto a las frutas y raíces comestibles la base de su alimentación. Es cierto, no obstante, que uno de los éxitos de nuestros antepasados fue aumentar la dieta carnívora que proporcionaba más energía con menor esfuerzo, aunque implicaba mayores riesgos. Uno de nuestros grandes éxitos evolutivos está en la variedad de nuestra dieta.
Presentaban diferentes maneras de comportamiento: aprovechamiento oportunista, competencia con depredadores y descuartización selectiva. Se han encontrado restos trabajados de cuarcita con simetría muy similares a los bifaces.
Estos restos determinan que en el sudeste de España se encuentren los primeros europeos. Para ello es necesario explicar que la colonización de Europa se realizó a través del Estrecho de Gibraltar.
Evolución del hombre


¿Cuales eran las armas primitivas?

a 

en la noche de los tiempos el hombre primitivo comenzó a fabricar armas para cazar los animales que le servían de sustento. El palo y la piedra fueron las primeras armas que se usaron, cuando nuestro antecesor no era hombre todavía.
     Cuando aparece el hombre, capaz ya de fabricar herramientas talladas en piedra, que emplearía en la manufactura de pieles y útiles de madera, inventa y fabrica sus primeras armas, que perdurarían durante cientos de milenios, llegando hasta casi nuestros días. Estas armas primitivas derivaban de aquellos elementos iniciales, el palo y la piedra. Del palo derivaría, en una secuencia inventiva de complejidad creciente, la lanza, la lanza ligera arrojadiza o azagaya, el propulsor de azagayas y el arco. De la piedra lanzada a mano derivarían la piedra encordada o boleadora y la honda.
          Llanza primitiva era un simple palo afilado, endurecido al fuego; su uso se prolongaría ya para siempre, en una forma u otra, y su última adaptación a la guerra puede contemplarse en la balloneta calada sobre el fusil de asalto.
    Despues aparecería la boleadora, que debió consistir en una o varias piedras redondeadas atadas en tira de cuero o nervios,  que se lanzaba a las patas de los grandes hervíboros para trabárselas e inmovilizarlos. Las boleadoras gauchas todavía se usan en Argentina asociadas al trabajo con el ganado, aunque ya más como flolklore que como herramienta.
    Lhonda pudo inventarse a continuación, derivada de la boleadora, todavía en aquellos remotos tiempos paleolíticos en los que la caza y la recolección seguían siendo los medios de vida. Su evidencia, sin embargo, no aparece hasta los tiempos Neolíticos, asociada a dos hechos nuevos: la ganadería y la guerra. Su uso continuado a través de todas las épocas, ha dejado registros arqueológicos y literarios en casi todos los países.
          Epropulsor de azagayas puede considerarse como el antecesor del arco y aparecería durante el Paleolítico Superior, cuando una nueva especie de hombre, la nuestra actual, se había impuesto y desplazado a las anteriores especies más primitivas. Era realmente un artilugio para lanzar, empujando, una larga y delgada jabalina dotada de punta de hueso o silex. Cazadores paleolíticos que cruzaron el puente abierto entre Asia y America durante la última glaciación, llevarían el propulsar al Nuevo Continente, donde experimentó un desarrollo extraordinario, perviviendo hasta la conquista de los españoles.
  Earco, para terminar con el conjunto básico de armas primitivas o armas paleolíticas, fue el último en aparecer. Su evidencia  se constata en tiempos intermedios entre Paleolítico y Neolítico, en los que la caza seguía siendo la actividad principal. Las magníficas pinturas rupestres del Levante español aportan información inestimable sobre aquellos arcos primitivos y la vitalidad de las gentes que los usaron.

¿Como sobrevivia el hombre primitivo?

Alimentacion

Las principales fuentes de alimento en la prehistoria más antigua, el paleolítico, fueron la caza y la recolección de frutos y vegetales silvestres.

Los grupos de homínidos se desplazaban tras las grandes manadas de animales o a lugares donde hubiera caza de forma regular.

Tampoco podemos descartar el carroñeo de piezas abatidas por otros animales (generalmente carnívoros) y que posteriormente eran robadas por los homínidos, o del consumo de animales caídos accidentalmente en cuevas que hacían las veces de trampas naturales, como el caso de la cueva de Galería, en el yacimiento de Atapuerca (Burgos).

Más tarde, en el neolítico, hace 10.000 años, aparece una nueva forma de adquisición del alimento, la agricultura y la ganadería. Cabras, caballos, cerdos, perros y, por otro lado, trigo, cebada. La domesticación y la agricultura trajeron consigo profundos cambios como la sedentarización, ya no hacía falta desplazarse de un sitio a otro para conseguir el allimento. Es en este período cuando empezamos a comer algo parecido al "pan" que hoy conocemos, incluso se han encontrado restos de tortas de trigo con una capa de miel ¿el primer pastel? A propósito, es ahora, con el consumo del cereal, cuando aparecen las primeras caries.

También en el neolítico, con la cerámica, aprendimos a "cocinar" de verdad los alimentos. En cualquier caso, si bien en los primeros momentos del paleolítico parece ser que la carne se consumía cruda, poco a poco, con el dominio y control del fuego, aparecen de manera sistemática huesos quemados al lado de hogueras con marcas de corte en su superfice. Es probable que los primeros "asados" fueran obra de los neandertales, hace 60.000 años.
 Vivienda

 En realidad se sabe muy poco sobre la vivienda prehistórica y es que normalmente se hacían de materiales biodegradables. Se emplearon los recursos que ofrecía la naturaleza. Las más antiguas de las que parece haber restos  son las del Homo erectus. En Tanzania, yacimiento de Olduvai, se han encontrado huellas que sugieren que se refugiaban bajoestructuras hechas de ramas y madera sostenidas por grandes piedras que delimitaban el perímetro. No hay restos de fuego. Este patrón debió ser el más habitual durante la mayor parte del Paleolítico.
    En los países calizos las cuevas ofrecieron, desde el principio, refugio a los grupos humanos. Se documentan desde el Paleolítico hasta el fin del Neolítico. No obstante este es un recurso relativamente escaso, y sólo permite acondicionar la cueva para vivienda o determinados ritos, como el enterramiento, documentado en la sima de los huesos de Atapuerca.
    Los neandertales que llegaron hasta Siberia y a regiones esteparias con pocos árboles, se empleaban los huesos de mamut recubiertos por pieles y delimitados con tierra compacta. Los pueblos nómadas debían tener viviendas ligeras que pudiesen transportar. Normalmente llevarían consigo las pieles de recubrimiento, lo más difícil de encontrar y algún elemento de sustentación central. Si no era posible hacerse con él.
    Ya en el Mesolítico se han encontrado estructuras de piedra que claramente pertenecen a viviendas, como chimeneas y pavimento, lo que sugiere que el resto de la vivienda estaba hecha de elementos orgánicos. En esta época se documenta la vivienda sobre palafitos en poblados construidos muy cerca de las orillas de los ríos y lagos.
    En el Neolítico se generaliza la vivienda artificial y se sitúa en lugares fácilmente defendibles, y que no sean superficie agrícola útil. La agricultura obliga a la sedentarización de la población cerca de los lugares buenos para la agricultura. Suelen ser viviendas de una o dos estancias, de planta circular, elíptica o cuadrada. El muro de cierre suele ser de piedra sin labrar o adobe mientras que la techumbre es de elementos orgánicos, ramas, paja, etc. En las comunidades agrícolas además de vivienda existieron edificios específicos para guardar el grano y la cosecha.


 
!Tecnologia e Informatica! © 2011 | Designed by Chica Blogger, in collaboration with Uncharted 3, MW3 Forum and Angry Birds Online